Se presenta un proyecto para bancarizar los Casinos argentinos

argentina bandera y escudo

Varios senadores formalizaron la propuesta con el fin de prevenir la evasión fiscal y luchar contra la grave enfermedad de la ludopatía.

Julio Cobos, senador de UCR y Alfredo Luenzo, de Chubut Somos Todos, fueron los encargados de presentar la propuesta del proyecto de Ley para tratar de mejorar el sistema de Casinos de Argentina. La reforma persigue dos objetivos concretos:

El primero resulta puramente económico: erradicar la evasión fiscal, el lavado de dinero y el mal uso de tarjetas de crédito o débito con fines únicamente sociales. Se trata de dar al Estado argentino un mayor control sobre los movimientos del dinero implementando una estrategia de prevención de delitos financieros. Esto evitaría la evasión fiscal y el blanqueo de capitales obtenidos a partir de actividades ilegales.

Dos de las medidas que se activarían con la finalidad de abordar este punto serían: la obligatoriedad del uso de las tarjetas de débito como única forma de compra y pago de apuestas (exceptuando aquellas que se destinan al cobro de programas o planes sociales) y prohibir la instalación de cajeros automáticos en las salas de juego o zonas anexas.

Persona con problemas de ludopatía

La ludopatía es uno de los problemas que la ley abordaría

El segundo objetivo se centra en un aspecto relacionado con la salud pública: la prevención y tratamiento de la ludopatía.

Para desarrollar un método preventivo contra este problema, los Casinos estarían obligados a mostrar un cartel visible en zonas claves de la sala en el que se pueda leer: “El juego compulsivo es perjudicial para la salud”. Por otro lado, la prohibición del uso de las tarjetas de crédito y débito con fines sociales evitaría el desvío de este dinero a inversiones ajenas. Además, el hecho de obligar al uso de la tarjeta de débito como único medio de pago propone el límite de los depósitos bancarios como límite de juego también, evitando el gasto excesivo o inadecuado de los fondos ahorrados.