¿Fraude en la Lotería de Mendoza?

Logo Quiniela Mendoza Argentina

La denuncia anónima de un trabajador de la quiniela destapó un fraude que, de ser cierto, podría llegar a alcanzar cifras millonarias y afectar a varias agencias que operan este tipo de apuestas.

Desde que se dio a conocer la noticia no se habla de otra cosa entre trabajadores y compradores de la lotería de Mendoza. Y es que, según informa la Fiscalía del Estado de la provincia, quien se encarga del caso, la estafa podría llegar hasta los 10 millones de pesos durante el último año.

Los agentes de Quiniela se podrían estar beneficiando de un error en el sistema informático con el que podrían adueñarse de los premios de los clientes que no pasaban a cobrar. Aunque por el momento la Fiscalía pide “cautela” lo cierto es que, de ser verdad, estaríamos hablando de uno de los mayores engaños en la lotería argentina de los últimos diez años.

Cuando una apuesta es realizada, el sistema genera un boleto con dos series de números que se le entrega al cliente. Esos números actúan a modo de usuario y contraseña, es decir, uno de los números identifica al apostador y aparece solo en el boleto, mientras que el otro sería el número al que está apostado por lo que en el caso de ser premiado, este también aparecería en el listado de ganadores.

Josefina Canales IPJyCM

Josefina Canales, presidenta del Instituto Provincial de Juegos y Casinos de Mendoza (Foto: Mendozapost)

Una vez conocidos los números agraciados con premio, para poder gestionar la retribución, el agente de quiniela debe introducir en el sistema los dos códigos (el que aparece en el ticket y el que aparece en la lista de premiados). Pero el problema se producía en que el programa de gestión daba por válida cualquier combinación de 8 dígitos como número de identificador del apostador. En el caso de que un usuario ganador no demandase su premio en los siguientes quince días, el lotero podría inventar una combinación de números y apropiarse del dinero antes de que el sistema diera el boleto por nulo.

Tras conocerse el engaño, lo primero que se hizo fue corregir el fallo del sistema en un plazo de 48 horas, para asegurarse de que no se pudiera cometer una nueva irregularidad.

Una vez hecho esto, la Fiscalía del Estado de la provincia de Mendoza junto con el IPJyC y el área de delitos informáticos de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNCuyo se pusieron manos a la obra para identificar a los agencieros implicados.

Así lo indican las declaraciones de Martín Caín, Secretario General de la Unión Personal de Juego y Casinos de Mendoza:

Deben revisarse 5.000 premios diarios y más de 800 mil pesos en boletas ganadoras que estaban por caducar cada mes. De confirmarse el fraude, esto podría implicarle al Estado pérdidas millonarias.

Según los datos, históricamente los premios que no se cobran suponen entre un 1,5 y un 2% del total de los sorteos realizados. A raíz de lo cual, la presidenta del Instituto Provincial de Juegos y Casinos de Mendoza, Josefina Canales explicó:

Desde que asumimos los primeros controles mes a mes, advertimos que algunas agencias empezaban a tener un 1,3% de premios prescriptos. Luego, era de un 0,9%; pasaban al 0,3 % y seguían bajando. Además de esto, otro factor importante es la cantidad de apuestas realizadas: durante mil sorteos no salió el 21 hasta que este 4 de enero fue el sorteado y hubo un número descomunal de ganadores, lo que influye en ese porcentaje.

Ivisa, la entidad encargada de desarrollar el software con “errores” no ha querido hacer declaraciones acerca de lo que ha podido suceder. Sin embargo, los responsables de la empresa sí se han mostrado dispuestos a colaborar en todo momento entregando toda la información necesaria a IPJyC, con los que trabajan desde hace ya 15 años.