Control de entrada a Bingos

Jugadores de Bingo argentinos seguimiento

El gobierno de la provincia de Buenos Aires pondrá en marcha un sistema basado en tarjetas asignadas para evitar que personas con problemas de ludopatía puedan entrar a los locales de Bingo porteños, incrementando de esta forma el control sobre usuarios que jueguen de forma compulsiva.

Los responsables de la administración de la capital de la República de Argentina continúan innovando con la intención de crear un contexto mucho más seguro y responsable en relación con el sector de los juegos de apuestas en la región. Esta vez han sido los bingos de la provincia los que se beneficiarán de un interesante plan de control de jugadores con ludopatía.

Para ello, la entidad dirigida por Matías Lanusse utilizará el obligatorio pago de entrada a los salones de bingo para controlar -a través de una tarjeta nominativa, personal e intransferible- a los usuarios que asisten a estos locales, pudiendo incluso impedir que tengan acceso a dichos centros si así lo solicitan estas personas o familiares directos.

Este método tendría un funcionamiento exactamente igual que el utilizado por los clientes de los servicios de transporte SUBE, que usan una tarjeta con sus datos personales para desplazarse de manera más cómoda y segura por toda la provincia.

Con la entrada en vigor de la nueva Ley, que obliga a los locales de juego a cobrar una entrada a los usuarios por el simbólico precio de $20, el seguimiento sobre las personas que entran en dichos establecimientos resulta mucho más certero y fácil de controlar, pudiendo ser aprovechado para situaciones de esta índole.

Así explicaban fuentes gubernamentales el doble uso de esta nueva medida impositiva:

Lo que se hizo fue tomar una medida de corte recaudatorio y convertirla en una herramienta con un fin social.

La tarjeta que se utiliza para pagar la entrada a la sala de bingo debe ser pasada por el lector player tracking, un sistema que permite el seguimiento del usuario durante su estancia en el centro de juegos y que registra sus participaciones, dinero apostado, beneficios, etc. Además, dicha tarjeta únicamente puede ser recargada dentro del bingo, algo que también quedaría registrado.

Cualquier usuario que asista a los locales de bingo de la capital -tengan o no problemas de ludopatía- estarán obligados a registrar sus datos en dicha tarjeta, lo que posibilitará analizar el comportamiento de los jugadores y la opción de bloquear la entrada a dichos salones si fuese necesario por motivos de salud.

Registro datos tarjeta Bingo igual SUBE

La nueva tarjeta registrará los datos del cliente, al igual que lo hace la SUBE (Foto: radiocondorazul)

Desde la Lotería de la Provincia también apuntan a la utilidad de dicha tarjeta como herramienta de seguimiento y control de los usuarios que utilizan el servicio de los bingos de la provincia:

El 96,7% de los ingresos en los bingos provienen de las máquinas tragamonedas. Con esta herramienta podemos tener una trazabilidad de lo que ocurre para poder asistir de una mejor manera.

De hecho, las máquinas tragamonedas es el juego que más utilizan los jugadores argentinos con problemas de ludopatía, alcanzando cuotas del 65% en usuarios que tuvieron que ser atendidos por juego compulsivo de la provincia porteña.

El sistema, que ya se está utilizando en otro tipo de salas de juego de Buenos Aires, cuenta en la actualidad a más de 2 mil jugadores autoexcluidos. Para ello, basta con que el propio usuario realice un sencillo trámite en la sede central de la Lotería, poniendo en marcha un protocolo de exclusión que tendría que ser renovado a los tres meses, si fuera necesario.

Para finalizar, hemos de indicar que el gobierno bonaerense ya comenzó a analizar seriamente durante 2016 datos relacionados con la ludopatía entre los jugadores de la provincia con el objetivo de plantear medidas para luchar contra dicho problema.

El denominado ´Programa de Prevención y Asistencia al Juego Compulsivo´ atendió el año pasado a más de 7 mil jugadores con problemas compulsivos de juego, aunque, desgraciadamente, solo 1 de cada 4 se sometieron a terapia.

Con la entrada en vigor de la nueva herramienta, esta es la tendencia que la administración provincial pretende transformar. Dentro de unos meses podremos comprobar si el sistema da sus frutos y puede servir como un elemento efectivo contra la ludopatía.