ALEARA lanza un contundente comunicado

Nota ALEARA

El sindicato de Trabajadores de Juegos de Azar se opone al nuevo posible incremento de impuestos a los Bingos y Casinos que propone el Gobierno de Argentina

La entidad, que aúna y defiende los derechos de los trabajadores de la industria de juegos de azar, entretenimiento, esparcimiento, ocio y afines, publicó en su página web un comunicado en contra del discutido aumento de impuestos a las salas de Casinos y Bingos titulado “Con nuestro trabajo no se juega”.

El texto, en resumen, viene a destacar el inmenso beneficio que la actividad de los juegos de azar aporta al país, el erróneo estigma que tiene este sector entre la sociedad y la desmesurada presión que se está ejerciendo por parte del Estado sobre este a través de los impuestos, lo que podría llevarlo a la quiebra.

La nota comienza destacando la sustancial aportación económica y laboral de dicho negocio. Tiene empleados de forma directa a más de 250 mil personas, cifra que se doblaría si se tiene en cuenta toda la cadena de valor y que se multiplicaría exponencialmente si contáramos los trabajos indirectos que genera a compañías de proveedores y servicios. Además, se destaca que este sector ha contribuido con la aportación de más de 60 mil millones de pesos a las arcas del Estado argentino en forma de impuestos durante la última década. De hecho, más del 50% de las ganancias obtenidas por los operadores son impuestos que el Estado aplica en diferentes formas, lo que supone aproximadamente el 4% del PIB (producto interior bruto) del país.

Meeting ALEARA

Miembros de ALEARA durante un meeting (Foto: ALEARA)

Por otro lado, el comunicado muestra la sorpresa de sus dirigentes ante la negativa imagen que se ha creado de la industria de los juegos de azar a pesar de todo lo que aporta a la sociedad argentina y la supervisión a la que se la somete. En la provincia de Buenos Aires, por ejemplo, entidades intermedias gestionan Bingos y Casinos y eligen el operador que creen conveniente para desarrollar las funciones pertinentes. Además, los Casinos argentinos están totalmente supervisados por el Estado, ya que se rigen bajo uno de los mejores controles de apuestas online de todo el planeta, 100% homologados. Otra cuestión reseñable es como ante situaciones de crisis ha sido el mismo sector el que ha hecho frente a millonarios pagos por adelantado a los empleados estatales, cuando ninguna entidad pública respondía.

Es por los dos puntos anteriormente descritos que los representantes de ALEARA no entiendan como los dirigentes políticos siempre asocian al sector con actividades marginales, ludopatía y problemas sociales, proponiendo continuas subidas de impuestos que no hacen más que ahogar poco a poco a este fundamental motor de la economía argentina.

De esta forma, el mercado de Casinos y Bingos sigue sufriendo disminuciones de fuentes laborales (como en el caso de los 500 empleados que perdieron su trabajo recientemente en salas de la capital) que ha sumido a muchas familias en un estado de total desamparo. También se han reducido los ingresos de capital extranjero, ya que las inversoras desconfían de la rentabilidad de los salones de juegos argentinos y prefieren realizar sus inversiones en otros países con más facilidades administrativas y económicas.

Por último, la nota de ALEA cierra con una petición expresa a los gobernantes del país: “Con nuestro trabajo NO SE JUEGA. Más impuestos, menos empleo”.